El cliente no siempre tiene la razón

Cómo mejorar la comunicación con el cliente

Querido cliente:

Antes de comenzar a trabajar juntos, no quería perder la oportunidad de decirte un par de cosas para empezar con buen pie. Sé que es normal tu incertidumbre ante lo desconocido y tal vez hoy nos conozcamos poco, sé que si me contrataste es porque deseas que nuestra relación dé el próximo paso y comencemos a “crear” pero antes me gustaría que entiendas que la creación y conceptualización de un logotipo, una pieza publicitaria o una campaña no se saca de la noche a la mañana, que lleva un proceso de investigación y experimentación para luego pasar a la creación, que un logo es la imagen de una empresa y debe reflejar sus valores, personalidad, su función para que perdure en el tiempo y conecte lo racional con lo emocional.

Quiero que entiendas que un logo no es “algo sencillito” o un “rapidito ahí”, se trata de la imagen de tu compañía y debe ser pensado e ideado para que dure toda la vida. Hay quienes al ver un logo dicen: “pero esto lo puede hacer mi hijo de preescolar” y probablemente sea cierto, sin embargo, llegar a esa idea es la clave para todo lo demás. Otros critican duramente la simplicidad de las estrategias diciendo “pero esto lo pude haber hecho yo mismo” y tal vez tengas razón, pero no se te ocurrió antes que a mí y eso vale oro. Y es que los que pagan por un logo, campaña o estrategia no pagan por la mejor técnica, ni el mejor diseño, sino por una idea coherente y funcional que genere esa identidad con la marca, que permita cumplir los objetivos y que sea medible en el tiempo.

¿Ahora que sabes esto dime si quieres un “rapidito ahí” o “algo sencillito” piénsalo bien, porque de esto depende el futuro de tu empresa ¿quieres una empresa de “rapidito ahí”, de informalidad? ¿O una compañía fuerte y perdurable? La desición es tuya mi querido cliente, yo ya tomé la mía y al final del día, me escuches o no igual voy a cobrarte. 😃

Con amor Agustín Yler 💙

Deja un comentario

Your email address will not be published.