La teoría de los tres disparos creativos

Artículo original Agustín Yler, especialista en marketing digital en AIH Media

Desde hace algún tiempo el mundo de las comunicaciones y la publicidad se ha acelerado a ritmos en los que ayer hubiera resultado inhumano e imposible trabajar.

Hoy quiero hablar puntualmente de diseño gráfico muchos no lo saben pero mi primera carrera profesional fue la de diseñador gráfico y creo que eso me ha dado herramientas para entender en 360 el desarrollo de un proyecto creativo.

En las agencias grandes y pequeñas hoy está sucediendo algo y es que ya no se habla de crear piezas efectivas sino de “dar en el clavo” con respecto a los “gustos” del cliente. He tenido la penosa oportunidad de ver grandes talentos del diseño desperdiciados porque sencillamente el gusto o tiempos del cliente impiden el desarrollo de una exploración creativa, la innovación y la creatividad a la hora de elaborar una propuesta.

Afortunadamente no soy el único ser que piensa de esta manera. Según la teoría de los 3 disparos creativos de Adrián Pierini y me atrevería a decir que va acorde, no solo a procesos de diseño, sino a desarrollos creativos en general en un mundo en el que cada día “el cliente” cree saber demasiado gracias al internet.

 

TEORÍA DE LOS 3 DISPAROS•

🔫1er Disparo: si no damos en el blanco es preciso analizar donase está el error y ajustar la mira.

🔫2do Disparo: Si fallamos algo sucede con el arma o con la capacidad de tiro. En esta fase la percepción de idoneidad del cliente disminuye.

🔫3er Disparo: Si esta última bala falla es posible que la presa se haya escapado para siempre.

 

Y así sucede muchas veces, un cliente que pagó por su servicio querrá ver sus resultados, pero después de tres propuestas su confianza estará viciada. ¿Qué debemos hacer? Fácil, ser claro y frontal, si vemos que las exigencias no van de acuerdo a nuestros procesos creativos o romperán de algún modo nuestra capacidad de ofrecer un buen resultado entonces es preferible no asumir la responsabilidad. Es más importante la percepción positiva a la decepción de un trabajo mal hecho por intentar ser complaciente.

Deja un comentario

Your email address will not be published.