Lovemarks: amor y marketing

Lovemarks. Artículo original de aih Media

¿Realmente hay un punto de conexión entre cosas tan dispares como el amor y el marketing? ¿Cómo se conectan? Actualmente muchas estrategias intentan modificar conductas apelando a la razón cuando a dónde deben apuntar es al corazón de las audiencias para lograr una fidelización a largo plazo a esto se le llama lovemarketing.

La clave para generar una lovemark, en resumen, puede definirse como “crear una experiencia”, pero tal como sucede en el amor, una marca debe estar dispuesta a enamorar al cliente a partir de conocerlo, identificar sus expectativas e ir más allá de ellas ganándose su confianza.

Existen múltiples estrategias que las marcas intentan aplicar para mejorar su notoriedad y eventualmente incrementar las ventas pero lo que la mayoría no logran es crear relaciones estrechas.

En la guerra, en el amor y en el marketing todo está permitido

He ahí la gran diferencia entre una estrategia común de marketing en la que muestras tu producto o servicio con una imagen que comunique una solución avocada a resolver las necesidades de tu audiencia, y una serie de acciones cuyo fin más próximo es conectar emocionalmente a esa audiencia, ganarse su respeto y posteriormente su amor. Por supuesto es un proceso que puede tardar años en consolidarse.

Funciona tal como las relaciones de pareja, es preciso tomar el tiempo para conocer los gustos y disgustos del mercado, el tono en el que prefieren que les hablen, sus preferencias en cuanto a tu producto o servicio, a través de qué canales prefieren la información y qué desean escuchar. Si logras poner atención seguramente identificarás estas claves qué son solo el principio y el pilar de forjar una correcta relación cliente-marca.

Grandes marcas tradicionales como Coca Cola hoy han trascendido todas las barreras gracias al trabajo constante de enamorar a sus consumidores y no precisamente por tener la mejor bebida, ni la más saludable, sino por todas las asociaciones con las emociones: alegría, familia, compartir. Eso es lo que compra la gente cuando una saca Coca bien fría del refrigerador. Este es el gran secreto que hace la diferencia entre un producto o servicio común y un objeto de culto, amado, respetado e inclusive temido por la competencia.

Para implementar una buena estrategia de lovemarketing es preciso tomar en cuenta los siguientes puntos:
  1. El lovemark puede ser una muy buena estrategia para aquellas empresas que les ha costado diferenciarse con su público.
  2. A los consumidores fieles a una marca les gusta hablar de su relación con ella, así como de sus productos y servicios.
  3. Las marcas se convierten en lovemarkscuando generan una experiencia positiva que resulta significativa para el usuario.
  4. La marca debe poseer mensajes que sean comunicados y que inspiren al público, es decir, que generen confianza.
  5. Siempre cumplir con las promesas de marca, porque la buena reputación y la satisfacción del cliente es la piedra angular del amor hacia ella.

Deja un comentario

Your email address will not be published.